lunes, 12 de mayo de 2008

El telescopio terminado

La saga de la construcción del telescopio se acaba con esta entrada. Ya era hora. No es que me haya puesto a trabajar en él como loco desde la entrada que publiqué el miércoles. En realidad todas las fotos están tomadas desde hace unos cuantos días, pero lo he ido dejando y dejando...

Aquí se puede ver el aspecto final. El tubo de PVC está recubierto con dos láminas de plástico adhesivo negro (Aironfix) para darle un aspecto más elegante. El interior está pintado con spray negro mate, para evitar reflejos molestos. Le he puesto también un asa en la parte superior del cradle para hacer más cómodo su desplazamiento.



Aquí una vista frontal en la que se aprecia el anillo de madera delantero, la araña del espejo secundario y el espejo primario, al fondo. Se puede apreciar una marca en forma de anillo en el centro del primario. La he puesto para facilitar la colimación de la óptica mediante láser.



Por último, una fotografía del buscador y el portaoculares. Ambos estaban ya en mi anterior telescopio, al igual que los espejos y la araña del secundario. Hace once años compré el conjunto de elementos ópticos a Optics Pedret. He tenido que repintar completamente el buscador y la araña porque el óxido había acabado levantando la pintura. También he enviado los espejos a aluminizar de nuevo. Once son muchos años para un espejo de telescopio.


Todavía no he podido probar el telescopio a fondo. Sólo he hecho unas pocas observaciones sin alejarme de casa, pero ha sido suficiente para comprobar que la montura es realmente robusta. Se puede estar tocando en el portaoculares a máximos aumentos (con un ocular de 4 mm, por ejemplo) sin que se aprecie ni una sola vibración. Cuando tenga la oportunidad me iré con él a algún lugar de cielos oscuros y os contaré.

4 comentarios:

carbonamonona dijo...

Me encanta el telescopio, pero que además, lo hayas fabricado, le añade el resto del encanto.
Al final ser friki, como dicen ustedes los españoles, o ñoño, como decimos en argentino, acaba siendo una aventura divertida que dura toda la vida...
Volveré para ver como te fue con las pruebas en cielos oscuros.
Saludos!

juanmb dijo...

Muchas gracias por tus comentarios.
Desde hace unos años la palabra "friki" se usa demasiado, al menos en España. Ahora mismo creo que "friki" se puede aplicar a todo el que no desperdicie su tiempo libre. Puedes ser friki de la astronomía, de la informática, de la música o de cualquier cosa. No eres friki, en cambio, si dedicas tu tiempo libre a ver programas del corazón o deportes. ¡Porque cuidado, porque si te gusta ver documentales o buen cine también eres friki!
Vamos, que hoy en día ser friki es no ser superficial. Lo más sorprendente es que todavía hay gente que se enorgullece de no serlo.

Panera dijo...

Muy bonito. No pones nada ( o no lo he leido en un despiste habitual en mi ) sobre como has hecho el freno. ¿instalaste algun sistema tipico polea-muelle o como lo has hecho?

PD: por lo que veo en las fechas voy con MUUCHO retraso en el comentario jaja

Saludos

juanmb dijo...

Lo bueno del diseño de Dobson es que no hace falta freno. La propia fricción hace que el telescopio se detenga en cuanto dejas de empujarlo, y se mantiene ahí hasta que lo vuelves a mover. A pesar de lo aparentemente sencillo del sistema, debió hacer falta construir muchos telescopios hasta dar con la técnica adecuada (materiales, dimensiones de las piezas, etc).